Dando las gracias a DevOps

Al hilo de la festividad de acción de gracias, me ha parecido una buena ocasión para recordar los motivos por los que estoy agradecido a la cultura DevOps

El pasado jueves 28 de noviembre se celebró en Estados Unidos, un año más, el día de acción de gracias. Algo que también se encargan de recordar todas las sitcom de igual forma que el especial de Navidad 🙂

Aunque DevOps no es algo tan reciente, pues ya se viene hablando de ello desde hace varios años, en mi caso si que me ha repercutido mucho durante este 2019.

La idea de este artículo viene de un post de John Vester en dzone.com (El enlace al artículo original lo puedes ver al final)

Accion de gracias

Así que hoy me he permitido la licencia de escribir algo más personal, y por todo esto estoy agradecido a lo que ha traído DevOps.

Cultura de equipo

¿Qué sería del mundo y la civilización sin equipos?

No me lo puedo imaginar, las personas tenemos una necesidad de sentirnos integradas en un grupo, en un equipo, y además gracias a ello conseguir más beneficios que si actuáramos por separado.

Por eso me gusta tanto la palabra sinergia: “Acción de dos o más causas cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales”

Y si lo trasladamos al mundo tecnológico, pues el resultado es lo que nos ha traído DevOps: la ruptura de silos que fomentaban la separación (tanto física como psicológica) de equipos que en realidad tenían más cosas que les unían que las que les separaban.

Mejores resultados

En este caso, lo he dividido en 2 categorías que, aunque no son las únicas en las que podemos ver mejores resultados, son las que yo destacaría.

Más calidad

Y es que esta cultura, junto a la automatización nos ha ayudado a poder realizar un mayor número de pruebas.

No solo eso, sino que, además, podemos repetir esas mismas pruebas durante todas las iteraciones… porque no desarrollas en cascada, ¿verdad? 😉

Además, la combinación de herramientas CD/CI con las de inspección continua, ha ayudado a que situar la calidad en los primeros pasos del desarrollo.

Más agilidad

No hace tanto tiempo (de hecho, aún quedan muchas organizaciones así) que, no solo los despliegues, sino que todas las etapas del desarrollo de un producto software se hacían cada vez más difíciles.

Y no por la complejidad que tuviera el proyecto, sino más por la cantidad de desperdicios y tiempo que se tenía que invertir en tareas que no pertenecían de forma directa ni al desarrollo ni a la entrega de software.

Es importante gestionar y organizar, pero cuando ello ocupa un tiempo significativo, deberías revisar lo que se está haciendo.

Pues otro detalle por lo que doy gracias a DevOps, ya que ahora, aunque lógicamente se tarda un poco más en configurar todo, los resultados son rápidamente visibles.

Y en realidad no se tarda tanto. Además, con la experiencia cada vez será más rápido.

Mi amigo Jenkins

Aún no ha acabado el año, pero está peleando por el primer puesto de “Mi herramienta favorita de 2019” junto a SonarQube.

Bueno, en realidad no tengo esa lista, pero creo que debería empezar a elaborarla 🙂

Imagina un amigo que está cuando lo necesitas, te ayuda, hace lo que debe, y lo hace bien… pues, con Jenkins me faltaría por ejemplo ir a tomar una caña mientras charlamos para que sea un amigo de verdad, porque lo anterior ya lo hace.

Existen más herramientas de CD/CI y, aunque estoy en ello, no las conozco tan a fondo como Jenkins.

Así que otro motivo para dar gracias a DevOps, ha sido trabajar con Jenkins y sus pipelines

Inspección continua

Si, me apasiona la calidad, las cosas bien hechas, no por el proceso de hacerlo o de comprobarlo, sino por la satisfacción del trabajo bien hecho y la ver buenos resultados.

Gracias a la inspección continua, ahora podemos empezar los análisis del código desde el mismo IDE de desarrollo, de una forma más personalizada, y gracias a lo que los errores no llegan ni al repositorio

Conocer gente con mismos intereses

Hace tiempo que asisto periódicamente a eventos de varios tipos: conferencias, seminarios, meetups, etc…

Y, además de la/s tertulia/s esporádicas que suelen surgir durante o tras estos eventos, me gusta la cantidad de gente que estoy conociendo.

Además, es reconfortante saber que cada vez somos más, los que estamos preocupados porque las cosas se hagan cada vez mejor, y concretamente el software, se entregue antes y con menos errores.

DevOps

Escribir y hablar sobre lo que me gusta

DevOps y la calidad son la temática principal en estos momentos de este (humilde) blog.

Por otro lado, últimamente estoy participando en eventos como los que contaba en el punto anterior, y puedo mostrar a otros mi visión sobre el desarrollo de software de calidad.

Así que, para mí, es otro motivo por el que estar agradecido, la oportunidad de aportar mi granito de arena a este mundillo que tantas satisfacciones (y algún quebradero de cabeza) me trae 🙂

Entornos Cloud y despliegue continuo

¡Pero qué “fácil” es ahora desplegar!

Bueno, vale, no es tan fácil pero, al menos, disponer de los recursos necesarios se ha hecho mucho más sencillo con los entornos Cloud y las prácticas de despliegue continuo.

Por un lado, tengo mucho interés por ver como evoluciona esta tecnología, y (comercialmente hablando) como continúa la lucha entre Amazon, Microsoft o Google por hacerse con el trozo de pizza más grande. Si, normalmente se hace el símil con una tarda o pastel, pero me gusta más la pizza 🙂

Además, la programación de pipelines para desplegar en el entorno adecuado, dependiendo por ejemplo de la rama del repositorio sobre el que se actúe, ha facilitado y agilizado muchísimo el trabajo.


Así que, por todo esto estoy agradecido, y creo que aún vendrán más cosas gracias a DevOps por las que dar gracias.

¿Y tú?¿Hay algo más por lo que darías gracias a DevOps? Te invito a contarlo en los comentarios.

Fuente:https://dzone.com/articles/thankful-for-devops

Deja un comentario